Los Ritos

Rites PAGE 2
Los Ritos del Munay-Ki transforman y mejoran tu campo de energía luminosa. Consisten en transmisiones energéticas que curan las heridas del pasado, los programas genéticos y kármicos, así como las creencias que has heredado. Estos ritos re-informan a tu ADN, permitiéndote crecer un nuevo cuerpo que envejece, sana, y muere de manera diferente.

El Campo Energético Luminoso contiene un archivo de todos nuestros recuerdos personales y ancestrales, del trauma de nuestros primeros años de vida, e incluso de las heridas dolorosas de vidas pasadas. Estos registros o huellas se almacenan a todo color e intensidad emocional. Las huellas son como los programas de un computador que cuando se activan nos llevan hacia comportamientos, relaciones, accidentes y enfermedades que reviven la herida inicial.

Nuestra historia personal, de hecho, se repite. Las huellas de traumas físicos se almacenan en la capa más externa del campo de energía luminosa. Las huellas emocionales se almacenan en la segunda capa, las del alma en la tercera, y las espirituales en la cuarta y más profunda de las capas. Las Huellas en el Campo Energético Luminoso nos predisponen a seguir ciertos caminos en la vida. Ellas orquestan los incidentes, experiencias, y las personas que atraemos hacia nosotros. Las huellas nos impulsan a re-crear dramas dolorosos y encuentros desgarradores, en otras palabras, nos guían hacia situaciones en donde podemos curar nuestras antiguas heridas del alma, dándonos una nueva oportunidad de sanar.

El Campo Energético Luminoso contiene una plantilla de cómo vivimos, cómo envejecemos, cómo sanamos, y cómo debemos morir. Cuando no existe ninguna huella de enfermedad en el Campo Energético Luminoso, la recuperación de cualquier malestar ocurre a una velocidad tremenda. Por el contrario, cuando sí existen huellas de enfermedad en nosotros, éstas pueden deprimir el sistema inmunológico de tal forma que podría tomarnos un tiempo extremadamente largo para recuperar nuestra salud si padecemos una enfermedad. Ninguno de nosotros quiere pasar meses de convalecencia, cuando
podríamos habernos recuperado en cuestión de días o semanas. Cuando borramos la huella negativa que causó la aparición de la enfermedad, el sistema inmunológico puede erradicar rápidamente la enfermedad.

En la capa más externa del campo de energía luminosa está la membrana o “piel” del cuerpo luminoso. Esta membrana sirve como un capullo de defensa de la misma manera que la piel protege nuestro cuerpo. Las huellas de enfermedad y los traumas físicos están grabados en esta membrana como diseños tallados en un cristal.